By 27 diciembre, 2013 3 Comments

El paraíso se revolucionó…

El paraíso se revolucionó.
De repente alguien llegó manejando un auto de marca “Patanglen” en el cual lo único que no hacía ruido era la bocina. En el parabrisas se veía un sticker que decía “Dentaduras Sonría ya… cromocobalto con attach”. Alguien le hizo señas de parar.
“Maestro, lo estábamos esperando… mire que tardó en venir!”
El doctor le contestó “si no me morí antes fue por haragán”
Esta persona le toma unos datos antes de dejarlo pasar, formalidades que le dicen.
-“¿su nombre?”
-Raúl Tarufetti
-¿algún apodo?
-Raúl Sagardúa, Rabufetti, Gandofi, Fontanella, Raul Fiorito, Taretti, Taruffi
-“¿Taruffi… no será una cachada, no?
-Pero para humor de cachadas estoy que apenas si me puedo contener de lo nervios!
Además me dicen Tangalanga
-Bien, señor Tangalenga, una dirección?
-Tangalanga! Segurela 614, segundo patio preguntar por Tito
-¿Y donde quedaba eso?
-Digamos que del lado de la sombra, cruza con Cincinatti
-¿En dónde trabajaba?
-Tuve muchos trabajos: en las revistas Trululú y Yumblín, en el estudio Roccatagliatta, en la Confederación de Garages y votantes…
-¿un número de teléfono, Tangalenga?
-4534 2345678… dividido dos
-Mire señor Tangalenga…
-Pero la puta, se lo dije ocho veces TANGALANGA, con hache en el medio y sin zeta
-Le digo algo, Doctor, lo estábamos cargando
-Yo le tenía algo de respeto a usted, pero la verdad es que es medio pelotudo, y si no es un pelotudo completo es porque le faltan 10 minutos.
Al principio, Tangalanga no ocultó su desagrado: “¿y esto es el paraiso? Pero por qué no se van a la puta que los parió! Sinverguenzas, cómo cagan a la gente!”
Pero la bronca se disipó cuando llegaron Sixto (caminando bien, nada de estar postrado) y un tal Luis Alberto Spinetta. El doctor sonrió al verlos y les dijo “están igual que antes… para la mierda!”
Alguien le alcanzó un teléfono… el celular de Dios tal vez?
A Raúl Tarufetti Tangalanga, con todo mi agradecimiento.

Gracias Mariano Libertella… te haría una rima pero las mías al lado del genio serían una mierrrrrrda, me voy a quedar ronco diciendo mierrrrrrda!

Posted in: Editoriales, Fanaticos

About the Author:

3 Comments on "El paraíso se revolucionó…"

Trackback | Comments RSS Feed

  1. Emiliano Jerochim dice:

    Genial, las risas que el Doctor me sacó en estos años no las voy a olvidar nunca. Un ídolo, una inspiración… era un hijo de puta.
    Llegué a escuchar todos sus cassetes. Alguien que hace reír tanto es sin dudas alguien entrañable, por eso siento su muerte como si de un amigo se tratase
    Parece que necesitaban un poco de humor allá arriba, así son las trapisondas de la vida.

  2. Vicente dice:

    Muy buen texto. Espero que el Doctor se haya encontrado allá arriba con su amigo Sixto.

  3. simplemente genial, recopilastes los mejor audios en un solo post,desde Peru un abrazo a la distancia, a todos los seguidores de este maestro del humor.

Post a Comment