By 25 marzo, 2016 0 Comments

Spinetta y su amistad con el Dr. Tangalanga

Como es sabido, muchas celebridades son fanáticas del Dr. Tangalanga.

Luis Alberto Spinetta, una de las mas grandes leyendas del rock nacional argentino, fue quizá el rockero mas “hincha fanático de Tangalanga”, como le gustaba decir al maestro. “El Flaco”, como muchos le decimos (y vamos a seguir diciéndole) llegó a tener una amistad de admiración, respeto y principalmente de cariño hacia Julio.

1512766_10152076533747731_1062818598_n

“-Spinetta me invitó a comer tres veces a su casa”, contaba el Dr, con ojos sorprendidos y agregando que al flaco le gustaba cocinar comida 1450876_10152061769564222_364188606_nmexicana e invitar a varios amigos, algunos de ellos músicos y al Dr. como celebridad.
Sí! el Dr. Tangalanga era la celebridad de Luis Alberto Spinetta.

Julio era jubilado, los shows y la venta de discos le daban una entrada extra de dinero para poder vivir mejor; “-La jubilación la gasto en expesas, Tangalanga me ayuda a vivir” me confesó una vez.

Cierta vez, llegando Julio a su casa en la calle Suipacha, una pareja se le acercó y le comentaron que tenían un dinero que le debían al hijo. Rato mas tarde, el “cuento del tio”, (el engaño que alguien conoce a un familiar y aprovecha para entrar en domicilio ajeno a robar) era aprovechado por una forajida, un forajido y una niña menor de edad que fue la que siguió a la esposa del Dr. hasta la habitación  y puso en conocimiento a los maleantes de donde se encontraba el dinero.

“-Luis Alberto, tengo que pedirte un favor, me entraron a robar en casa y necesito algo de dinero”, fue el resumen del mal momento que le había tocado vivir.

12814045_10201375354703635_651956832005352853_n

Sin preguntar nada el flaco le dio una suma de dinero importante, (que no voy a decir para no quedar como un alcahuete), “-Julito, acá tenés y olvidate de devolvérmelo, no me debés nada”, le afirmó.

Al Dr, siempre le gustaba contar “Cuando nació Vera, la hija mas grande de Luis, yo le regalé una cajita musical con una tarjetita que decía “Esto es música y no la mierda que hacen ustedes”

Flaco-Tangalanga

Tanto era la idolatría de Spinetta, que en el cumpleaños número 90 del Dr el flaco le regaló (y nos regaló al publico), unas palabras, tres canciones y su presencia. Algo muy fuera de común de un músico que se lo caracterizó siempre por su bajo perfil y misterio en su vida privada.

A Spinetta lo cautivaban aquellas frases y situaciones absurdas y de tipo kafkianas que suelen aparecer en los llamados del Dr. Tangalanga. Esos eran el banquete de humor que al flaco lo hacían reir y asombrarse por la inventiva delirante de nuestro genio.

Dentro de la sección “Notas” de este mismo sitio está transcripto al prólogo del primer libro “Las cosas que hay que oir”, pero también está el segundo prólogo escrito por Luis Alberto en donde termina:

“Gracias Julio por tus chistes, pero también por darnos tu ser común y corriente a quienes tenemos la suerte de conocerte un poquito, nada mas… por ese personaje tierno y coloquial que nunca nos abandona, aun cuando el compact se termina… En definitiva, gracias por ser la persona maravillosa que sos”

Quizás el Doctor Tangalanga le respondería: “Lamento no poder decir lo mismo 😉

spinetta-tangalanga

About the Author:

Post a Comment